top of page
Search
  • Writer's pictureAlice Meraviglia

Casi todos los iranís han tenido Covid-19 por lo menos una vez.

Updated: Jan 23, 2022

por Caherina Shaffer / 2021 Oct 24


Casi todos los habitantes de Irán han sido infectados por el coronavirus en algún momento de la pandemia de Covid-19, y algunos han contraído el virus más de una vez, pero el país aún no ha logrado la inmunidad de grupo. En su lugar, Irán está asistiendo a una nueva ola de muertes provocada por la variante delta.


Irán fue uno de los primeros países, después de China, en ser afectado por la pandemia, y tuvo un comienzo lento en la aplicación de la vacuna. En julio de 2021, sólo un 3% de la población estaba totalmente vacunada contra el coronavirus, según Mahan Ghafari, de la Universidad de Oxford, aunque la información de la Universidad Johns Hopkins de Maryland muestra que esa proporción ha aumentado ahora a cerca del 23%.


El Consejo de Relaciones Exteriores, un centro de estudios estadounidense, ha calificado las medidas de mitigación del Covid-19 en Irán de "vacilantes e ineficaces", y ha dicho que la respuesta del país se ha visto obstaculizada por los mensajes contradictorios de las autoridades.


La comprensión de los efectos del Covid-19 en Irán se ha visto dificultada por los limitados datos oficiales. El Ministerio de Salud y Educación Médica de Irán dejó de publicar datos a nivel provincial sobre los casos confirmados y las muertes en marzo de 2020. Ghafari también afirma que los países de ingresos bajos y medios son más propensos a no notificar los casos y las muertes debido a la falta de infraestructura sanitaria y de capacidad de análisis.


Para subsanar la falta de información, Ghafari y sus colegas analizaron las cifras de la Organización Nacional de Registro Civil (NOCR) de Irán sobre el número de muertes por todas las causas en los primeros nueve meses de 2020. Compararon estos datos con los históricos para ver cuántas muertes más había de lo habitual. Los investigadores utilizaron esta cifra de exceso de muertes como aproximación para estimar el número de muertes por Covid-19 y la exposición de la población al virus, un enfoque que ha demostrado ser preciso en el Reino Unido y Sudáfrica.


El NOCR comenzó a publicar los datos semanales anteriores estratificados por grupos de edad en agosto, lo que permitió a los investigadores reconstruir la dinámica de la pandemia en Irán desde enero de 2020 hasta septiembre de 2021.


Calcularon cuántas personas en cada provincia habían contraído el Covid-19 utilizando las cifras globales conocidas sobre el porcentaje de personas infectadas que mueren, conocidas como tasa de letalidad de la infección (IFR) para cada grupo de edad. Dividiendo el número de muertes excesivas entre la IFR se obtiene una estimación del número de infecciones y se puede saber qué proporción de la población está infectada, lo que también se conoce como tasa de ataque viral.


El análisis mostró que la población total infectada era probablemente muy alta en muchas provincias. Once de ellas presentaban tasas superiores al 100% a fecha de 17 de septiembre. Las tasas más altas se observaron en la provincia de Sistán y Baluchistán, que tenía una tasa de ataque estimada del 259%. De ser exacto, esto significaría que la mayoría de las personas han tenido el virus dos veces y algunas por tercera vez. Los investigadores concluyen que en Irán no se ha alcanzado la inmunidad de grupo mediante la infección natural a pesar de la amplia exposición al virus del SRAS-CoV-2, probablemente debido a que la inmunidad disminuye con el tiempo, a la susceptibilidad a nuevas variantes preocupantes como la delta o a una combinación de ambas.


Mark Loeb, de la Universidad McMaster (Canadá), afirma que se necesitan estudios con mediciones directas de las infecciones para determinar de forma concluyente la tasa de ataque del virus en una población determinada. Sin embargo, considera plausibles las conclusiones del estudio. "En general, lo que ocurre a nivel mundial es que ciertamente parece que los anticuerpos disminuyen y no existe ese punto en el que, milagrosamente, se alcanza la inmunidad de rebaño o el efecto de rebaño", afirma.


Loeb dice que no conoce ningún patógeno para el que se haya alcanzado la inmunidad de rebaño sin vacunación. "La forma más segura y eficaz de conseguir la inmunidad colectiva es, con mucho, la vacunación", afirma.


El primer indicio sólido de que la inmunidad de rebaño contra el Covid-19 no puede lograrse sin la vacunación procede de Manaos (Brasil). En octubre de 2020, un estudio de los donantes de sangre de esa ciudad mostró que el 76% de la población se había infectado con el coronavirus, lo que superaba el umbral teórico de inmunidad de rebaño del 67% para esa comunidad. Ese umbral se basa en limitar a tres el número medio de personas que una persona infectada puede llegar a infectar, el número R. En diciembre y enero, Manaos experimentó un alarmante aumento de casos, hospitalizaciones y muertes, que se atribuyó a la variante gamma altamente transmisible.


Se acumulan las pruebas de que la inmunidad conferida por la infección disminuye. Un estudio reciente sobre el SARS-CoV-2 y los coronavirus relacionados descubrió que la reinfección por el SARS-CoV-2 se producía en unos 16 meses, menos de la mitad del tiempo que tardan los coronavirus endémicos del "resfriado común". Y un estudio de la India descubrió una tasa de reinfección por Covid-19 del 27% durante la oleada causada por la variante delta a principios de este año.


David Fisman, de la Universidad de Toronto (Canadá), afirma que "Irán es un lugar grande y complicado y creo que el trabajo que han realizado [estos investigadores] tiene una validez sustancial". Sin embargo, afirma que las conclusiones del estudio se basan en dos grandes supuestos: que todo el exceso de mortalidad se debe al Covid-19 y que las estimaciones de la IFR pueden aplicarse a Irán. Dice que si los valores de la IFR no son los mismos allí, debido a que los sistemas sanitarios están saturados o a una nueva variante vírica más mortífera, la tasa de ataque calculada también sería inexacta.


El análisis es coherente con estudios anteriores que muestran que la inmunidad al covid-19 se desvanece y que las nuevas variantes no son detenidas con la misma eficacia por las defensas inmunitarias, afirma Deepti Gurdasani, de la Universidad Queen Mary de Londres. "Hasta ahora, 19 meses después de la pandemia, no hay ningún país que haya alcanzado la inmunidad de rebaño. Y con ello me refiero al punto en el que se levantan todas las restricciones y la pandemia se extingue realmente porque no queda nadie a quien infectar".


31 views0 comments

Comments


bottom of page