top of page
Search
  • Writer's pictureAlice Meraviglia

La Flurona es un ejemplo perfecto de como funciona la desinformación.

Updated: Jan 23, 2022

AUTOR

Raghu Adiga es el director médico del Liberty Hospital en el área metropolitana de Kansas City. También es médico de enfermedades infecciosas y ha participado intensamente en la respuesta a la pandemia de COVID a nivel hospitalario y comunitario.



A principios de esta semana, los medios de comunicación israelíes informaron de una persona que fue hospitalizada con indicios de gripe estacional y COVID al mismo tiempo. Esta persona no vacunada y embarazada tenía síntomas leves y fue dada de alta sin complicaciones.


Una persona infectada tanto por el virus del SARS-CoV2, causante de la COVID, como por un virus de la gripe es algo que puede suceder; justo el mes pasado tuvimos a una persona de este tipo en nuestro hospital, a la que tratamos y dimos de alta sin grandes complicaciones. Sin embargo, el Times of Israel hizo que una historia mundana de dos virus se convirtiera en viral utilizando el nombre pegajoso e inventado de "flurona" e informando que éste era el " primer" caso de este tipo en el país, cosa que algunos leyeron como el primer caso de la historia.


Varios medios de comunicación y sitios de Internet lo tomaron a partir de ahí, y una revista web amplificó el informe anecdótico hasta convertirlo en "una nueva pesadilla que nos quita el sueño". Por supuesto, las redes sociales bullían con la ansiedad derivada de la desinformación, como que la flurona era una combinación de gripe y supervirus SARS-CoV-2. Otras personas crearon memes burlándose de la seriedad de cualquiera de las dos infecciones.


Nos encontramos en medio de una oleada de COVID, unida a la temporada de gripe. Cada infección respiratoria que entra por nuestras puertas podría ser una de muchas cosas. La forma en que esta historia fue sacada de contexto es un ejemplo más del tipo de desinformación en Internet que nos persigue a todos los que tratamos de luchar contra la verdadera crisis. Los médicos y los científicos no parecen ser capaces de transmitir el mensaje correcto al público sobre lo que es real, lo que es tratable y lo que es francamente falso.


Cuando una pandemia mundial con más de un millón y medio de casos nuevos cada día choca con un brote de gripe estacional entre una población mundial en gran parte no vacunada contra el COVID o la gripe, es razonable encontrar pacientes que puedan contraer ambos virus al mismo tiempo. Estoy seguro de que muchas otras instituciones del hemisferio norte, donde la incidencia de la gripe estacional está aumentando, están viendo ahora este tipo de casos anecdóticos.


Los signos y síntomas de la gripe y el COVID son en gran medida similares; éste es uno de los hechos que a menudo tergiversan los defensores de la desinformación para sugerir que el COVID es simplemente una gripe. Ambos patógenos se propagan a través de gotitas respiratorias o pequeñas partículas, pero entran en las células mediante mecanismos diferentes. No son lo mismo, y no hay pruebas de un supervirus combinado.


Los profesionales utilizan pruebas de diagnóstico que pueden diferenciar entre infecciones respiratorias como el COVID-19, la gripe A y B y el virus respiratorio sincitial. Durante la temporada alta se utilizan cientos de estas pruebas. La creciente disponibilidad de pruebas moleculares combinadas más sensibles que pueden diagnosticar una de estas enfermedades respiratorias en una sola prueba con una sola muestra ha mejorado la identificación fiable de estas infecciones.


Un meta-análisis de los estudios realizados durante la última temporada de gripe en el hemisferio norte mostró que en las personas con COVID-19, alrededor del 0,8% también tenía gripe; en los Estados Unidos, este porcentaje era de alrededor del 0,4%. Así pues, aunque no es la coinfección más común, las personas pueden contraer ambos virus al mismo tiempo. Las pequeñas cifras que se presentan en este trabajo no sugieren una gravedad alarmante de las coinfecciones ni un aumento de la mortalidad.



Otro estudio presentado en una reciente conferencia sobre enfermedades infecciosas por investigadores estadounidenses descubrió que la coinfección era poco frecuente (0,2%) y las tasas de mortalidad no eran diferentes. Sin embargo, la coinfección con la gripe sí hizo que más pacientes con COVID-19 tuvieran insuficiencia respiratoria y necesitaran respiradores mecánicos. Las cifras de estos estudios son pequeñas. Hay otros estudios en curso que analizan la cuestión de cómo se manifiesta la coinfección con el SARS-CoV-2 y la gripe, pero la conclusión es que el jurado aún no ha decidido si tener ambas infecciones al mismo tiempo es tan terrible como sugieren algunas publicaciones en las redes sociales.


El uso generalizado de medidas de mitigación, como las mascarillas, el distanciamiento social y el cierre de escuelas, hizo que la temporada de gripe 2020-2021 fuera prácticamente inexistente, tanto en el hemisferio norte como en el sur. Sin embargo, los pronósticos de la gripe anticipan que la temporada de gripe 2021-2022 al norte del ecuador será peor. ¿Por qué? Es mucho menos probable que este año usemos mascarillas, nos distanciemos socialmente o dejemos a nuestros hijos en casa sin ir al colegio. Si a esto le sumamos las bajas tasas de vacunación contra la gripe de esta temporada y la posible falta de coincidencia de las cepas de la vacuna antigripal, la probabilidad de coinfección aumenta.


En la semana que terminó el 25 de diciembre de 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. informaron de que el 6,2% de las personas que se sometieron a pruebas de gripe dieron positivo, y que además 1.825 personas ingresaron en hospitales de EE.UU. con gripe esa semana. Por lo tanto, lo que es más importante saber y hablar es que en las próximas semanas, veremos un montón de enfermos con COVID-19 así como con gripe, ambas infecciones individuales de uno u otro, pero pocas coinfecciones, como dicen las matemáticas.


Los que estamos en primera línea esperamos que los medios de comunicación y las personas influyentes se centren en asuntos que sean proporcionalmente más relevantes para las masas, en lugar de anécdotas sensacionalistas. Hay muchos sitios en Internet con información fiable y creíble, por no hablar de su propio médico y de los científicos que aparecen en los medios de comunicación. En cuanto a la gripe y el COVID-19, ambas son enfermedades graves por sí mismas. Pero lo más importante es que ambas tienen vacunas seguras y eficaces para prevenirlas. Hay medidas comunes de mitigación que funcionan contra ambas y que toda persona razonable en el mundo debería conocer ya y utilizar. Centrémonos en ellas.




52 views0 comments

Σχόλια


bottom of page