top of page
Search
  • Writer's pictureAlice Meraviglia

La homosexualidad evolucionó en muchos mamíferos para reducir conflictos sugiere estudio.

Pero los investigadores advirtieron que el trabajo no podía arrojar mucha luz sobre la orientación sexual en humanos.


En más de 1.500 especies animales, desde grillos y erizos de mar hasta delfines morro de botella y bonobos, los científicos han observado encuentros sexuales entre miembros del mismo sexo.


Una pareja de bonobos macho. Los simios se separaron de otros primates hace unos 25 millones de años y desde entonces han desarrollado un comportamiento sexual entre personas del mismo sexo mucho más frecuente que otros linajes de primates más antiguos, como los lémures.Credit...P. Wegner/imageBROKER, via Alamy

Algunos investigadores han propuesto que este comportamiento ha existido desde los albores del reino animal. Pero los autores de un nuevo estudio sobre miles de especies de mamíferos pintan un cuadro diferente, argumentando que el comportamiento sexual entre personas del mismo sexo evolucionó cuando los mamíferos empezaron a vivir en grupos sociales. Aunque este comportamiento no produce descendencia que transmita los genes de los animales, podría ofrecer otras ventajas evolutivas, como suavizar conflictos, proponen los investigadores.


"Puede contribuir a establecer y mantener relaciones sociales positivas", afirma José Gómez, biólogo evolutivo de la Estación Experimental de Zonas Áridas de Almería (España) y autor del nuevo estudio.


Pero el Dr. Gómez advirtió que el estudio, publicado el martes en la revista Nature Communications, no podía arrojar mucha luz sobre la orientación sexual en los seres humanos. "El tipo de comportamiento sexual entre personas del mismo sexo que hemos utilizado en nuestro análisis es tan diferente del observado en humanos que nuestro estudio no puede ofrecer una explicación de su expresión en la actualidad", afirmó.


Los estudios anteriores sobre el comportamiento sexual entre personas del mismo sexo han consistido normalmente en observaciones minuciosas de una sola especie, o de un pequeño grupo de ellas. El Dr. Gómez y sus colegas, en cambio, buscaron los grandes patrones evolutivos que dieron lugar al comportamiento en algunas especies, pero no en otras.


Los investigadores estudiaron las 6.649 especies de mamíferos vivos que surgieron de antepasados parecidos a los reptiles hace unos 250 millones de años. Tras examinar la literatura científica, observaron cuáles de ellas habían mostrado conductas sexuales homosexuales, definidas como cualquier cosa, desde cortejos y apareamientos hasta la formación de vínculos duraderos.


Los investigadores obtuvieron una lista de 261 especies, aproximadamente el 4% de todas las especies de mamíferos, que mostraban estos comportamientos homosexuales.


Según el análisis, los machos y las hembras tenían casi las mismas probabilidades de mostrar comportamientos sexuales homosexuales. En algunas especies, sólo lo hacía uno de los sexos. Pero en otras, como los guepardos y los ciervos de cola blanca, tanto machos como hembras tenían comportamientos sexuales homosexuales.


A continuación, los investigadores estudiaron cómo surgió este comportamiento en los mamíferos. Observando un árbol evolutivo, descubrieron que las especies que lo practicaban estaban dispersas por las ramas del árbol, lo que sugiere que el comportamiento surgió de forma independiente en cada linaje.


"Con los datos actuales disponibles, parece que ha evolucionado varias veces", afirmó el Dr. Gómez.


Los investigadores concluyeron que los primeros miembros de los principales grupos de mamíferos vivos, como los primates o los felinos, probablemente no tenían conductas sexuales entre personas del mismo sexo. A medida que evolucionaron nuevos linajes, algunos de ellos empezaron a mostrar este comportamiento.


Los simios, por ejemplo, se separaron de otros primates hace unos 25 millones de años. Desde entonces, han desarrollado una tasa mucho mayor de comportamiento sexual entre personas del mismo sexo que las especies de las ramas más antiguas de los primates, como los lémures.


El Dr. Gómez y sus colegas buscaron entonces rasgos comunes a estas ramas del mismo sexo. Un análisis estadístico del árbol evolutivo reveló que tendían a ser especies sociales en lugar de solitarias.


Paul Vasey, primatólogo de la Universidad de Lethbridge (Canadá) que no participó en el estudio, dijo que varios investigadores que han estudiado el comportamiento sexual entre personas del mismo sexo han planteado la hipótesis de que la evolución de los grupos sociales lo había favorecido. Pero se fijaban en especies individuales, no en todo el árbol de la vida.


"Para cualquiera que esté familiarizado con la literatura, no creo que sea una gran sorpresa ver que el comportamiento sexual entre personas del mismo sexo está relacionado con la socialidad", dijo el Dr. Vasey. "Es agradable ver esta conclusión respaldada por los métodos utilizados por los autores".


Vivir en un grupo social ofrece muchas ventajas a los mamíferos, como una mejor protección frente a los depredadores. Pero también crea nuevos retos. Las sociedades de mamíferos pueden formar jerarquías, por ejemplo, en las que los animales de rango superior mantienen a raya a los de rango inferior mediante la violencia. Pero estos conflictos pueden provocar la fractura del grupo, lo que es malo para todos.


Según el Dr. Gómez, el comportamiento sexual entre personas del mismo sexo podría ser una de las formas que tienen los mamíferos de gestionar sus inestables mundos sociales. Puede ser una forma de que los mamíferos formen vínculos y alianzas, se reconcilien tras una pelea o desvíen la agresión hacia el cortejo.


Pero Dieter Lukas, biólogo evolutivo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania), que no participó en el nuevo estudio, se mostró escéptico ante esta conclusión. "En conjunto, los resultados de este estudio no me convencen de que exista una única explicación para el comportamiento homosexual", afirma.


Su escepticismo se debe en parte a los datos en los que los científicos basaron su estudio. Las dificultades que plantea la observación de animales en libertad pueden hacer que se pase por alto el comportamiento homosexual en algunas especies. "Será mucho más fácil observar si el comportamiento se produce si los individuos están en campo abierto y activos durante el día", dijo el Dr. Lukas.


Marlene Zuk, bióloga evolutiva de la Universidad de Minnesota que no participó en el estudio, elogió a los investigadores por centrar su estudio sólo en los mamíferos, en lugar de en todo el reino animal. "Intentamos alejarnos de una explicación que los gobierne a todos", afirmó.


En abril, la Dra. Zuk y Jon Richardson, investigador postdoctoral de su laboratorio, propusieron una explicación diferente del comportamiento homosexual basada en un experimento con grillos. Demostraron que los grillos macho a veces emiten cantos de cortejo e intentan aparearse con otros machos y con crías.


Como los grillos no viven en grupos sociales, eso no puede explicar el comportamiento que documentaron los doctores Zuk y Richardson. En su lugar, los grillos, y quizá muchas otras especies, pueden tener comportamientos sexuales entre personas del mismo sexo como parte de una estrategia para aprovechar el mayor número posible de oportunidades para aparearse.


El Dr. Zuk comparó la estrategia con un detector de humo. "Uno quiere un detector de humo que sea lo bastante sensible para detectar todos los incendios", dijo. "Y si lo hace, de vez en cuando se activará cuando se te queme la tostada".


Carl Zimmer escribe la columna "Orígenes". Es autor de catorce libros, entre ellos " El filo de la vida: la búsqueda de lo que significa estar vivo". Estudio Fuente: https://www.nature.com/articles/s41467-023-41290-x
28 views0 comments

Comments


bottom of page